LOS MINOTAUROS DE PICASSO

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 2

Pablo Picasso

guernica picasso obra
Picasso, “El Guernica”, 19137.

Pablo Ruiz Picasso es, sin duda, el artista más relevante y representativo del siglo XX. Un artista cuya obra, al tiempo que renovadora, está muy ligada a las grandes corrientes artísticas del pasado. Picasso nació en Málaga en 1881 y falleció, a los 91 años, en Mougins, Francia.

obras de picasso cubismo
Picasso, “Las señoritas de Avignon”, 1907.

Tras cursar estudios en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y frecuentar las reuniones artísticas y políticas del bar Els Quatre Gats, inaugura su “periodo azul”. A partir de 1904 lleva a cabo varias visitas a París, ciudad donde termina instalándose en el barrio de Montmartre. Inicia allí su “etapa rosa” y, en 1907, pinta el cuadro que revolucionará el arte de su tiempo: ” Las señoritas de Avignon”. Pocos años después, junto a Georges Braque, da nacimiento al cubismo. Pero, sin duda, su obra más relevante y universal es “El Guernica”, obra desgarradora que refleja su compromiso político en el bando republicano.

Picasso y los mitos

Los mitos griegos, aún en el presente,  siguen manteniendo su vitalidad, permitiendo ser  reelaborados para encarnar  nuevos aspectos acordes con los tiempos actuales. Tal vez por ello muchos artistas del siglo XX  han recurrido a la mitología grecorromana como punto de inspiración. Pero, quizás nadie como Picasso haya recreado la figura del minotauro de  forma tan personal e intensa, llegando a servirse del mismo como si fuera un espejo en que plasmar tanto sus vivencias emocionales como las inquietudes de la época que le tocó  vivir.

   Según La metamorfosis de Ovidio, el Minotauro era un monstruo híbrido con cabeza de toro y cuerpo de hombre. Había nacido de la unión de Pasífae, esposa de Minos, rey de Creta, y del fabuloso toro blanco que Poseidón había hecho salir del mar. Pese a la orden de sacrificar al toro en su honor, Minos desobedeció al dios. En venganza, Poseidón hizo que Pasífae se enamorase perdidamente del toro. Para que pudiera colmar su deseo sexual Dédalo construyó una vaca de madera en cuyo interior se introdujo la reina, logrando de esta forma que  que el animal copulara con ella. Pasífae, embarazada del toro dio a luz al Minotauro. Al enterarse, el rey Minos encerró al Minotauro en una construcción de Dédalo (el Laberinto), donde, como cruento tributo, le era suministrado periódicamente  por la ciudad de Atenas, siete jóvenes y siete doncellas. Teseo, con la ayuda de la hija de Minos, Ariadna, acabó con esta práctica. Entró en el Laberinto, mató al Minotauro y, con la ayuda  del ovillo de hilo de oro  que la joven le había dado, pudo volver sobre sus pasos y encontrar la salida del Laberinto.

Picasso y el Minotauro

   Picasso, que a lo largo de su vida encarnó algunos de los personajes más significativos de sus diversas épocas creativas (el arlequín en su época rosa, la imagen del artista y la modelo, en la década de los cincuenta…), incorpora el Minotauro a su imaginario personal  a partir de 1933. Cabe señalar que a Picasso, no le interesa en sí la leyenda cretense. Teseo, Minos, Pasífae, Ariadna o el mismo Laberinto, no son para él relevantes. Quien realmente le subyuga es el propio Minotauro. Ya en 1928 aparece la figura del Minotauro en uno de sus  dibujos en tinta china, dibujo  que, posteriormente (1935), utilizará para la realización de un tapiz. Se trata de una cabeza de toro unidas a unas piernas en actitud de correr (huyendo).

picasso toro
Fotografía realizada por Antonio Cores, en el estudio de Pablo Picasso en Vallauris. Año 1966,
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 3
Picasso frente al Tapiz (Minotauro 1935 Lana y seda) ejecutado a partir de un collage de 1928.

La revista surrealista “Minotaure”

   En 1933 Picasso recibe el encargo de crear la portada para el primer número de la revista surrealista “Minotaure”. Freud había interpretado al Minotauro en clave psicoanalítica,  como una fuerza irresistible (el inconsciente humano) que, bordeando lo irracional  se revela contra las leyes de la lógica.  La interpretación del psicoanalista atrajo la atención de  André Bretón (creador y líder  del surrealismo) y sus seguidores, quienes  interpretaron, igualmente el mito como icono de revolución, libertad por encima de cualquier otro criterio, insumisión al orden establecido e, incluso,   proclamación de la violencia. El minotauro de Picasso, lejos de mostrase como una víctima pasiva a manos del héroe, se nos presenta  empuñando un arma, en actitud desafiante.

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 4
Portada del primer número de  la revista surrealista “Minotaure” (1933-39), fundada por George Bataille y André Masson, en la que Picasso participó en la realización de un collage para la portada del primer número. En los siguiente números  (11 números),colaboraron artistas como Man Ray, Dalí, Miró o  Matisse.

   A partir de 1933  el Minotauro comienza a cobrar protagonismo en las obras picassianas, ya en solitario, sentado, con un puñal en la mano y  mostrando sin tapujos su desnudez, ya enamorado, tierno, seductor, seducido, hedonista, orgiástico, violador o lascivo. Una criatura dual que combina rasgos opuestos y contradictorios: intelecto e instinto, voluptuosidad y continencia, humanidad y monstruosidad, muerte y vida.

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 5
Picasso, Minotauro sentado con un puñal, 1933.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 6
Picasso, Minotauro y desnudo (la violación), 1933.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 7
Picasso, Minotauro montando a  un centauro hembra, 1933. Suite Vollard, British Museum.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 8
Minotauro bebedor y mujeres, 1933.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 9
Minotauro y escena báquica, 1933.

La “Suite Vollard”

   En particular la “Suite Vollard” nos ofrece una historia del Minotauro que obedece más a las obsesiones y vivencias del artista que a una secuencia lógica; un verdadero diario íntimo, tal como confesaría Picasso  a su amigo Tériade en  una entrevista al periódico L´Intransigeant (15 junio 1932): “Mi obra es como un diario”. Y hay mucho de verdad  en tales palabras. Late a lo largo de toda la serie “Suite Vollard” la sombra de Marie-Thérèse Walter, una joven de 17 años que Picasso conoce en 1927, cuando el artista cuenta con 46 años,  y con quien comenzará una apasionada historia de amor a espaldas de  Olga, su mujer, con la que lleva 10 años de matrimonio. Con  Olga Koklova Picasso ha conseguido éxito y un puesto entre la burguesía, pero este “aburguesamiento”  cansa Pablo, que anhela su época bohemia.

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 10
El Minotauro y Marie Thérese, 1934.

Las mujeres y el Minotauro

   La imagen de Marie-Thérèse aparece profusamente en la obra picassiana a partir de 1932 y deja su impronta en las imágenes femeninas de la saga del Minotauro. 

En 1935 Picasso, realiza  la serieLa Minotauramaquia, probablemente la obra gráfica más importante del artista malagueño, junto a la serie Suite Vollard (1930-37). En esta época Marie Thérèse estaba embarazada de su futura hija Maya y Olga le abandonará definitivamente junto a su hijo Pablo. No es extraño, por tanto, que en su iconografía aparezca la figura del Minotauro ciego pues, posiblemente, el artista se sintiese perdido y necesitado de una luz que iluminara sus actos.

Marie-Thérèse  representa para el artista una liberación del yugo conyugal y un renacer de la sexualidad y de su  potencia creativa, pero al tiempo es  la causa de un poderoso sentimiento de culpabilidad y, por ende, de angustia.

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 11
Marie Thérese como vestal contempla al Minotauro dormido, 1933.

   De entre todos los minotauros inspirados por Marie-Thérèse, me gustaría destacar  “Minotauro ciego guiado por una niña en la noche” (1934), en la que su amante aparece bajo los rasgos de la niña que guía al Minotauro perdido. Ella, es la joven que comprende a la bestia, y su luz la única que puede guiarlo en las tinieblas que le rodean. En tal sentido, el mito se invierte y Marie-Thérèse Walter, como un nueva Ariadna, se vislumbra como  la única con capacidad de sacar al Minotauro de su propio laberinto. Pero no podemos olvidar que Picasso  se encuentra  atrapado entre su pasión por la fragilidad, belleza y juventud de su amante y la cólera de Olga, por lo que  se ve sí mismo como un monstruo. Se palpa en estas obras un miedo latente: el miedo al castigo, a quedarse ciego. Picasso, llegará  incluso a considerar  esta etapa como una de  las peores de su dilatada vida. Tal vez por ello, los minotauros de Picasso (su alter ego), a pesar de estar rodeados de mujeres y obras de arte, a pesar del disfrute sexual en orgías báquicas,  son  también  criaturas  desgraciadas, que se sienten monstruos repulsivos,  seres que desean amar y que les amen, pero que creen que no pueden ser amados… y siempre bajo el temor de una muerte (tanto física como intelectual) que les acecha a cada instante.

como pintaba picasso
Minotauro ciego guiado por una niña, 1934.

  Françoise Gilot amante, musa artística y  madre de Claude y Paloma Picasso, lo deja en evidencia en su libro Vida con Picasso:

Luego Picasso me enseñó otra lámina donde aparecía un minotauro de rodillas y un gladiador aplicándole el golpe de gracia con una enorme daga. Un gran conjunto de rostros, en su mayoría femeninos, contemplaban la escena desde detrás de una barrera.

   Se nos dice que Teseo al llegar mató a un minotauro, pero fue uno entre muchos. Sucedía cada domingo: un joven griego llegaba desde el continente y cuando mataba a un minotauro hacía felices a todas las mujeres, especialmente a las viejas -siguió diciendo Picasso-. Un minotauro guarda a sus mujeres con prodigalidad pero reina por el terror y ellas se alegran de verle muerto.

   Un minotauro no puede ser amado por sí mismo -añadió-. Por lo menos él lo cree así. Por algún motivo la cosa le parece irrazonable. Quizá por eso le agradan las orgías.

Picasso hablaba ahora muy lentamente.

   Acto seguido señaló otro grabado en el que aparecía un minotauro contemplando a una mujer dormida.

   La está estudiando -dijo-, intentando leer sus pensamientos, tratando de averiguar si ella le ama “porque” es un monstruo… Las mujeres son tan extrañas como para llegar a eso… Es difícil afirmar si quiere despertarla o matarla.

obras de picasso
Minotauro herido, 1933.
cabeza de toro picasso
Minotauro acariciando a una mujer dormida, 1933.

litografia toro picasso
Pablo Picasso, Minotauro ciego guiado por una niña en la noche , “Suite Vollard”, París, 1934.
picasso tauromaquia
Pablo Picasso, La Minotauramaquia, 1935.

Los minotauros heridos y la Guerra Civil española

   Queda por señalar que una buen parte de los  minotauros heridos  que Picasso pinta a partir de  1936, están en relación con la guerra civil que está viviendo España. Como es bien sabido, Picasso mostrará una repudia total por el dictador, llegando  a pintar por encargo del Gobierno de la República el conocido cuadro del Guernica para ser presentado en el pabellón español en la Exposición Universal de 1937 de  París. 

LOS MINOTAUROS DE PICASSO 12
Minotauro muriendo, 1936.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 13
Minotauro y caballo muerto ante una gruta, 1936.
LOS MINOTAUROS DE PICASSO 14
Minotauro herido, caballo y personajes, 1936.

Jesús Zatón

2 comentarios en “LOS MINOTAUROS DE PICASSO”

    1. Hola, Nicolás, me agrada mucho que mi artículo te resulte interesante.
      Me permito comentarte que acabo de abrir una web que trata solo sobre Picasso (https://pablo-picasso.space/).
      De momento hay pocas entradas, pero, como veo que compartimos el interés por el genial malagueño, tal vez te pueda interesar
      (de hecho estoy pensando en trasladar el articulo “Los minotauros de Picasso” a la otra web).
      Muchas gracias por tu comentario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *